Arqueología, desidia y administración II: Huelva.

Dará la sensación que intento buscar amigos en la administración pero la realidad a veces es así de cruda y no está de más contarla. Otra vez en Andalucía, pero esta vez en Huelva. Un BIC, Bien de Interés Cultural, es un conjunto de carácter artístico que por su valor e importancia la administración considera otorgarle un rango jurídico que conlleva protección y un grado corresponsabilidad. Creo que todos podemos llegar a entender que la administración no puede tener el ojo puesto en todos los yacimientos arqueológicos o conjuntos históricos de nuestro país pero precisamente por ese motivo la promoción a BIC presupone un especial interés por su preservación.
Vaya por delante que la promoción a BIC no presupone dotar de personal para el mantenimiento o estudio del conjunto pero si la obligación moral o ética de intentar que no se venga a bajo convirtiéndose en un atractivo solar con múltiples uso o funciones. Imagino que a estas alturas ya saben por dónde voy. La fotografía de turno donde se inaugura la intención, surrealista pero real, es crucial pero la tangente es suficientemente ancha como para huir dejando lo inaugurado más como un problema que como una solución.
Pues bien, el caso de esta semana nos lleva al yacimiento arqueológico de Tejada la Vieja en Escacena del Campo, Huelva.

El yacimiento de Tejada la Vieja se llevaba excavando desde los años 70 y en 1982 se inició un ambicioso proyecto que pretendía tanto su investigación como su puesta en valor debido a su envergadura. Es uno de esos yacimientos que pueden explicar de forma excelente momentos de transición  por encontrarse en una zona de gran importancia en cuanto a la minería se refiere.
La evidencia de lo encontrado y la envergadura del yacimiento llevó en 2007 a que la administración promocionase el conjunto como BIC pero lamentablemente se ha quedado en una intención como lamentablemente suele pasar. Sin un plan director a seguir para la puesta en valor del yacimiento y sin una protección física adecuada el yacimiento se ha acabado convirtiendo en un estercolero. Y así se ha denunciado ante la Diputación de Huelva para que tome cartas sobre el asunto y evitar que un BIC se acabe convirtiendo en un solar a medio camino entre escombrera y foco de atracción para expoliadores.
Lamentablemente este es el camino que parece van a seguir otros muchos yacimientos arqueológicos de nuestro país, como es el caso de Castilla-La Mancha, donde después de años y años de trabajo en excavaciones y un trabajo continuados de muchos años se ha visto interrumpida por alguna cabeza pensante que ha preferido seguir fomentando el ladrillo en detrimento de la cultura. Pero esto es un tema que trataremos otro día.

FUENTE: huelvainformación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: