Nuestro Pasado y Nuestro Futuro

Hace unos días nos rasgamos las vestiduras ante una noticia que realmente venía a continuar la dinámica habitual en Pompeya. A los desplomes que nos tienen acostumbrados desde hace un tiempo mediante los cuales vamos perdiendo poco a poco la ciudad romana mejor conservada del mundo ahora nos desayunamos con la indulgencia que actúa la institución que controla la construcción en los aledaños de la urbe romana. Aunque todos nos escandalizamos ante la construcción de un centro comercial en las cercanías del yacimiento arqueológico esto tiene que dar pie a una reflexión algo más pausada y con cierta perspectiva. ¿Debe estar supeditado el desarrollo de un entramado urbano a la conservación de absolutamente todos los restos patrimoniales de una localidad?

Imágen de El País.

Resulta realmente cómodo y complaciente juzgar desde la lejanía que nos da un ordenador lo correcto y lo incorrecto, pero tal vez en algún momento deberíamos ponernos en la piel de los habitantes de una localidad que ven total y absolutamente mediatizada su expansión y crecimiento por el testimonio de su pasado. Los más avispados partirán de una premisa que sin duda alguna es cierta: puesto que esa localidad depende esencialmente de los visitantes que aporta el yacimiento arqueológico de turno, la catedral o el Museo local deberían deberse en cuerpo y alma a la posibilidad de conversar todos los restos patrimoniales posibles. Pero también es absolutamente cierto que probablemente el elemento patrimonial puesto en valor no mantiene o probablemente no pueda mantener a toda la población, y esta acaba por buscar otros recursos. Imagino que ya saben por donde voy.
En el caso concreto de Pompeya, esta se ubica en una región totalmente superpoblada (como lo era ya desde época romana, salvando las distancias, claro) y donde literalmente le das una patada a una piedra y aparece una escultura. Esta población, por suerte o por desgracia, al margen de la demanda del turismo (que no solo busca restos arqueológicos) tiene sus necesidades, encontrar la posibilidad de crear un negocio o tener sus momentos de ocio y esparcimiento, que no necesariamente deben ser ir a un museo o a un yacimiento arqueológico.
Incluso en núcleos urbanos donde se ha apostado “recientemente” por la puesta en valor de su patrimonio y su explotación, como es Cartagena, evidentemente se establecen distintos niveles a la hora de valorar el rescate del patrimonio. Elementos como el estado de conservación, interés científico o relevancia histórica son determinantes a la hora de valorar su conservación. Por supuesto en la legislación se contempla siempre su excavación, documentación y estudio del sitio, pero harina de otro costal es su conservación o destrucción en pro del avance de la sociedad.
Este problema se acrecenta, como sucede en Cartagena, cuando la ciudad moderna ha sido construida directamente sobre la antigua, ¿debemos abandonar la ciudad para que sobrevivan los restos arqueológicos? ¿Debemos frenar toda posibilidad de crecimiento urbanístico en pro de la conservación y puesta en valor del Patrimonio Cultural? Evidentemente solo el sosiego, la perspectiva y la contemplación de todas las posibilidades darán una respuesta a estas preguntas, puesto que tal como comentaba al inicio el la viveza y respaldo que nos proporciona la distancia muchas veces se acaba vistiendo de imprudencia.
Con estas líneas solo pretendo mover a una reflexión sosegada a la hora de valorar la puesta en valor de absolutamente todos los restos patrimoniales, más aun cuando estos “impiden” el crecimiento y desarrollo de un centro urbano actual. Evidentemente no justificamos desde estas líneas lo ocurrido en Pompeya recientemente, porque todos sabemos que lo sucedido allí va acompañado de varios factores o extras de los que ya hemos hablado suficientemente. Pero casos excepcionales como el que nos sirven de excusa para plantear esta cuestión no deben nublar la necesidad de plantearnos las preguntas antes señaladas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: