Archivo de la etiqueta: búsqueda tesoro arqueológico

Buscando el tesoro

Desde este verano viene apareciendo en prensa todo tipo de noticias sobre la existencia de cámaras ocultas en la célebre tumba de Tutankamon. Al parecer, el uso de georadar había rebelado oquedades en algunas de las paredes de la famosa sepultura y como se pueden imaginar, cualquier noticia que gire entorno al rey Tut se convierte en fenómeno de primer orden, y más aun si se adereza convenientemente.

Pero en esta reflexión no nos queremos centrar tanto en el posible hallazgo como en la terminología que se está manejando, rezando el titular de prensa de la siguiente forma: No sabemos si la cámara mortuoria es de Nefertiti o de otra mujer, pero está llena de tesoros. Como la frase aparece entrecomillada en el texto imaginamos que la declaración procede de Hisham Zaazou, Ministro de Turismo de Egipto, pero en realidad podría provenir de cualquier cargo oficial hablando de arqueología, de Egipto, España o Tombuctú. Al margen del propio circo mediático, sobre lo que ya hemos hablado en otras ocasiones, queremos pararnos a reflexionar brevemente sobre el uso de términos como tesoro dentro del contexto arqueológico y cultural por extensión.

tutankamon--620x349

Continuar leyendo

Anuncios

A vueltas con la tumba perdida

Hace unos días leí perplejo, y porque no decirlo, con cierto sonrojo, que andaba un equipo buscatesoros-arqueólogos-aventureros buscando la “tumba perdida” de Gengis Kan. Pero no era una búsqueda como la que Usted y yo podemos hacer, no. Con satélite y todo. Si, como se hacen las buenas búsquedas. El proyecto, encabezado por National Geographic “se está volcando en la tecnología del siglo XXI”, rezaba la noticia, y presentaba unas cifras para acrecentar la estupefacción. Agárrense los machos: “más de tres años de trabajo que han producido 30.000 horas y generado dos millones de posibles objetivos a excavar. Ahora ese trabajo ha concluido y peinando todo ese material, el equipo de Lin [así se apellida quien encabeza la búsqueda] ha reducido a 100 los posibles lugares que los satélites muestran y esa cifra se ha convertido ya en 55 anomalías arqueológicas”.

El Sr. Lin, que no ha podido resistirse a hacerse la fotografía de turno montado a caballo en la estepa mogola, ya se le ha etiquetado como el “Indina Jones moderno”. El Sr. Lin equipado de pico y pala, o tal vez de un láser fulminador de tierra o con un satélite de bolsillo se ha embarcado en la excavación de estos 55 yacimientos. Alguno será, seguro que piensa el Sr. Lin. Sino es así no sucede absolutamente nada. Tendremos 55 yacimientos agujereados, convenientemente perforados en busca de la “Gran Tumba”, aunque lamentablemente huérfanos de documental, primera plana o seguimiento masivo en Internet.

retrato Gengis Kan

Continuar leyendo